Conservas al vacio o baño María

jun 2, 2012   //   Por Juanma   //   Otras, Todas  //  5 comentarios

De toda la vida de dios y hoy día se hacen conservas caseras para preservar frutas y verduras y poder consumirlos en los meses de invierno o para no tener que tirar un exceso de comida que te diera el campo.

Que es lo que os voy a contar a continuación, mi tía tiene un campito y normalmente le da más de lo que gasta y es una pena dejar que se pierdan esos productos tan buenos y sanos, que es lo que hacemos pues preparar nuestras propias conservas, el caso que os pongo ahora es de un pisto que tiene más de 6 meses sin frigorífico y solo manteniéndolo en un sitio que no de el sol (mi lacena).

Hoy no tenía nada pensado para comer y eran las 2 de la tarde con lo que me abrí mi bote de pisto, freí unos huevos y me hice un poquito de arroz sofrito en aceite y ajos, ¡comimos más bien que nada!!!

En este caso mi tía hizo un señor pisto con las verduras de temporada, pero tiene guardado todo tipo de vegetales tomates, pimientos, fruta… y todo de una calidad que te los comes y se te cae un lagrimón de la emoción.

Vamos ha hacer un resumen en general para hacer una conserva al vacio o baño maria.

Elaboración

  1. Hay que hacer una correcta selección de la fruta o verduras. Hay que tener cuidado de que no tengan desperfectos, parásitos, y que estén en su punto justo de maduración. El primer procesado es el lavado correcto, con agua abundante, para luego proceder al pelado o escaldado, si son tomates, por ejemplo. El escaldado además ayuda a esterilizar las verduras.
  2. Algunas frutas o verduras se deben cortar en trozos. Otras conservas se harán con mermeladas o confituras, en las que cocemos el género con azúcar y aromatizantes. El azúcar, en altas concentraciones, produce un medio anaerobio que impide el posterior desarrollo de ciertos gérmenes, aunque no todos, por lo que es importante la esterilización posterior.
  3. Los tarros a rellenar con tu conserva deben de estar súper limpios y tener cierre hermético por que si no se pudriría al entrarle aire y tendríamos que tirarlo, ¿como conseguimos eso? Esterilizándolos previamente en agua hirviendo como si se tratase del biberón de un niño pequeño, una vez limpio hay que secarlos muy bien rellenándolos con la conserva y procurando dejar nada o poco aire en el interior, una vez puesta la tapa.
  4. Posteriormente introduciremos los tarros en una olla con agua, que debe cubrir “hasta el cuello” de los tarros, justo debajo de la tapa hay gente que añade sal al agua para incrementar el punto de ebullición y conseguir una desinfección más eficaz eso ya ha gusto del consumidor.
  5. Para una pasteurización correcta se calcula un tiempo de cocción de 40 minutos a fuego medio, que si los tarros son grandes deberá prolongarse.
  6. Después se dejarán los tarros dentro del agua, hasta que se haya templado. Luego se sacan con cuidado y se comprueba que la tapa está herméticamente cerrada. Se dejan enfriar por completo y se guardan en lugar seco y fresco, mejor alejado de la luz, como en las clásicas despensas o armarios, donde se conservarán varios meses sin problemas.

5 comentarios

  • Me ha encantao Juanmanuele sobreto como lo cuentas, un abrazo

    • Gracias man, todo un placer

      • Cecilia, no olvides polenre atencif3n a la coccif3n y que la olla siempre tenga agua. Yo nunca he tenido algfan incidente, pero hace af1os atre1s a una amiga de mi mame1 se le olvidf3, y el tarro explotf3 dejando la cocina llena de manjar (caliente) esparcido por todas partes.

  • Guapo y que tal si nos das también la receta de ese magnifico pisto? Porque tengo un huerto y se me están echando a perder los tomates!

    Besos y thanks!

Deja un comentario

*